Octubre en LDU - Fantasmas

La jornada laboral de Carolina estaba por terminar, y ya el silencio iba tomando posesión de las paredes y los inmensos cristales. La puerta de la oficina se abrió lentamente, y enseguida una mano se posó sobre el hombro de ella, que le hizo sentir la tibieza atravesando sus ropas. 

Asustada y nerviosa se volvió de repente, para encontrarse con el rostro de Rocío, la secretaria de la corporación. Unas diminutas manos sostenían un cartapacio abierto con documentos y un bolígrafo, y con voz chillona dijo: - Necesito su firma para los tramites del caso número 666. Todo está listo para entregarlo a la corte criminal mañana a primera hora. - Carolina retomo la postura, y alejándose de la ventana se dirigió a su escritorio; tomo el cartapacio y comenzó a firmar uno a uno los papeles. Después de firmada la documentación, Rocío se despidió brevemente y salió titiritando de felicidad porque las horas de trabajo ya habían terminado.

Carolina tomo la cartera y se dispuso a salir también, pero no sin antes, regar la plantita de la suerte que le había regalado su abuela. De prisa se acercó al dispensador de agua y lleno un vasito con el precioso líquido, que después llevo a la pequeña maceta. Después, rápidamente salió y se dirigió al elevador, el sonido de sus tacones rompía el gran silencio por los largos pasillos del piso 66. Cuando llego al otro lado del recibidor, su antigua amiga ya se perdía al cerrar las puertas del elevador. Se quedó esperando, tranquilamente, hasta que comenzó a escuchar unos débiles gemidos. El elevador no llegaba, el tiempo parecía detenerse, el aire empezaba a sentirlo pesado por los pasillos que recorrían las grises y verdes paredes. De pronto, escucho un "ding", al fin era el elevador, rápidamente entro y pincho, piso uno. En el transcurso del viaje, extrañamente, comenzó a sentirse mal, una sensación se apodero de su estómago, y comenzó a temblar sin una explicación, podía sentir el gélido frio recorrer en su piel por debajo de la ropa.

Cuando estaba ya por el piso 36, el elevador se detuvo y se abrieron las puertas. Carolina nerviosamente abrió la cartera y saco un pepper spray para estar alerta, si acaso debía defenderse. Una pareja se introdujo, ambos tenían rostros pálidos, sus ropas no lucían de esta época, pero tampoco estaban maltratados, y sus movimientos eran letárgicos. No obstante, ellos tenían un semblante oscuro y perturbador. Los ojos de Carolina se entrecerraron, su cuerpo frio, no le permitían hacer otro movimiento que sostener el botecito que aferraban sus dedos.

De pronto, el hombre y la mujer trataron de hablar, pero solamente emitieron palabras entrecortadas he inconsistentes, acompañadas con horribles muecas. Carolina llena de pánico, y paralizado su cuerpo, poso los ojos en los botones del elevador mientras la pareja danzaba alegremente con risa demoníaca a su alrededor. Mientras, sus rostros cambiaban, tornándose en seres horripilantes. Los brazos de Carolina se dejaron caer, el ritmo de su corazón dejo de palpitar fuertemente, y simplemente se dejó guiar por el trance del que estaba siendo objeto. Sus emociones ya no respondían al terror, mas sus ojos parecían salirse de sus orbitas, era como si estuviese transportándose a otra dimensión. Las paredes del elevador comenzaron a cambiar de plateado a negro intenso, y gritos de angustia y desesperación resonaban en su interior. El silencio y la oscuridad tomaron posesión, las luces del edificio se apagaban y se encendían, como festejando la abducción de la pobre Carolina.

Y así, cuando el elevador se iba acercando a su destino, un aterrador y horrible alarido de dolor se dejó escuchar, esparciéndose por lo más recóndito del edificio. De pronto, el grito de Carolina se apagó, justo cuando el elevador habría sus puertas. Horas más tarde, el conserje del building la encontró sin vida, tendida con una mueca de dolor en su rostro, y en su mano, el cartapacio del caso número 666 que recién había firmado.
A menos que se indique lo contrario, el material contenido en este blog es mío. Algunas imágenes publicadas en este blog han sido escogidas de la Internet. Si alguien tiene
algún derecho sobreellas, solo tiene que comunicármelo y serán retiradas. Gracias!

Unless otherwise stated, the material contained in this site is mine. Some pictures have been taken from the Internet. If you see a photo that belongs to you and would like it
removed, please inform me so I can do so immediately. Thanks!