Escenas de playa - El Fantasma de Crandon Park Beach

Este jueves: hablaremos de escenas en la playa. Esas historias, chismes ajenos que vimos o escuchamos en un día tranquilo de playa, y que nos llamó la atención. Entrar aquí para leer los relatos de mis compañeros. 


Estábamos de vacaciones. Mi amiga Berenice recién se había separado de su novio y decidimos viajar a Miami en un viaje de renovación mental. Cierto día, paseábamos por Crandon Park Beach, una hermosa playa que aún se conserva en estado salvaje y exótico. Después de correr varias millas nos sentamos a descansar en una enorme roca a tomar agua y admirar la belleza de ese paraíso. De repente, Berenice cambio de posición dando la espalda al lugar y me dijo:

-¿Alcanzas a ver aquella piedra pintada de negro? 
- Sí. La veo, ¿porque? - respondí intrigada. 

- Déjame contarte la experiencia aterradora que pase allí hace algunos años.- dijo perturbada. Mientras su mano agarraba la cruz que colgaba de su cuello, prosiguió a contarme lo siguiente: 

Para ese entonces estaba casada, pero en planes de divorcio, me sentía triste y me vine al mar. Ese día el mar parecía intranquilo, sus olas rompían con fuerza. El sol se ocultaba en el horizonte, pero aún se podían observar algunas personas caminando. Había estado allí desde el mediodía, jugando con las olas, tratando de olvidar lo que me había ocurrido. Cuando de pronto, vi a una chica, que iba y venía hacia y desde el mar para escribir en la arena “justicia”. Realmente me sorprendió su rostro, lucía demacrada, de mirada perdida y entristecida, su cuerpo se movía de una manera peculiar. Sentí un escalofrío recorrer mi vulnerable carne, pero la curiosidad me obligó acercarme a ella. 

- ¿Te sientes bien?- pregunté, poniendo mi mano en su hombro. 

Enseguida, ocurrió algo que me paralizó. Sentí como su mirada penetraba sus pensamientos a mi cerebro, intente moverme, pero fue inútil. Casi enseguida comencé a ver imágenes una por una, de un hombre que la violaba, apuñalaba y la tiraba al mar. Sentí su voz hablarme al oído; susurrar palabras en un idioma que no entendía. Con sumo esfuerzo trate de tranquilizarme, y fue así, como un trueno y una ráfaga de viento me devolvieron al presente con un escalofrío. Me había quedado parada de pie, dentro del mar, mojándome hasta la cintura, y no sabía muy bien cómo había llegado hasta allí. 

Asustada, retrocedí, pues las olas allí aún conservaban parte de su fuerza. Un poco desorientada salí corriendo hacia mi auto, y un instante después arranqué a toda velocidad. Cuando llegué al Hotel, vi un hombre sentado en el jardín leyendo el periódico. En la portada salía la foto de la chica que recién había visto en la playa con el título “crímenes sin resolver” Esa noche no pude dormir, el simple hecho de recordar a la chica y su angustia me atemorizaba. - concluyó, levantándose bruscamente. 

Un silencio atroz se apoderó de mí, no sabía qué decir. La agarre de la mano y juntas sin decir más palabras comenzamos a correr nuevamente hasta llegar al auto que nos llevaría al Hotel. Desde entonces jamás nunca volvimos a recordar esa plática.
A menos que se indique lo contrario, el material contenido en este blog es mío. Algunas imágenes publicadas en este blog han sido escogidas de la Internet. Si alguien tiene
algún derecho sobreellas, solo tiene que comunicármelo y serán retiradas. Gracias!

Unless otherwise stated, the material contained in this site is mine. Some pictures have been taken from the Internet. If you see a photo that belongs to you and would like it
removed, please inform me so I can do so immediately. Thanks!