El mundo laboral - La Oferta de Trabajo

Y allí estaba ella, con su traje gris marengo que sugería integridad y profesionalidad. Esperaba sentada en un moderno salón, mirando a dos chicas y un chico desconocidos que también esperaban su turno. Estaban impecablemente vestidos y nerviosos, mirando fijamente a la pared. 

Después de una hora, la cual se le hizo eterna, se alzó la manga y miro su reloj. Se preguntaba porque aún no la habían llamado. Justo en el momento que pensó levantarse, un hombre calvo se asomó por una puerta, y la llamo con voz grave y autoritaria llevándosela al despacho. 

- Te puedes sentar. - le indico, mostrándole la silla. - Y bien, Cybell ¿no? Mi nombre es Ernesto ¿Has trabajado alguna vez en el campo de Ingeniería informática? ¿A qué te dedicabas? - pregunto tajante. 

- Sí. Trabaje para una empresa americana hace algunos años. Era la asistente. Ayudaba a organizar información compleja para hacerla más manejable y de forma sencilla. - respondió con firmeza. 

- ¿Por qué dejaste el trabajo? - pregunto, tomando un sorbo de café.  

- La empresa comenzó a recortar personal. - respondió un tanto nerviosa. 

- Ya, el país está fatal. Tengo una  oferta que podía ser buena para el perfecto candidato, aunque no sé si para ti. - dijo mirando el reloj en su muñeca. Dejando caer el cartapacio sobre el escritorio, el hombre se levantó y se paró frente a ella.

- Querida, comprendo tu situación. Hoy en día es difícil conseguir trabajos bien renumerados. Dado el caso, que tú eres la última chica de las entrevistas y me caes bien, te voy hacer una proposición justa. Me resultas muy atractiva, si eres cariñosa conmigo te doy a cambio el mejor contrato de trabajo que tengo en mis manos. ¿Qué te parece?- dijo sin dejar de mirarla a los ojos como un ogro lascivo e insaciable.

Cybell escuchaba con atención. Se sentía humillada por aquel sujeto, capaz de exponer una proposición como aquella. Tal y como lo había imaginado, nuevamente se había encontrado con un tipo depravado, abusador.  Se paró un instante a pensar ¿Quería aquel trabajo? La respuesta era sencilla: - ¡No más! - 

Miró a aquel individuo a los ojos con furia, y actitud desafiante. Recogió su larga cabellera y la amarro a una liga. Acto seguido cayó de rodillas frente a él,  el hombre deprisa bajo la bragueta de su pantalón y saco su falo, introduciéndolo en la boca. Casi enseguida, una trasformación psicótica se apodero completamente de ella, borrándole toda emoción. Y en segundos con apetito diabólico comenzó a morder y destrozar aquel trozo de carne. El tipo no pudo reaccionar, hasta que un fuerte dolor lo obligo a doblarse, cayendo al piso ensangrentado. Los gritos se escucharon hasta el cielo, mientras Cybell enloquecida masticaba los restos de carne que colgaban de su boca.  
A menos que se indique lo contrario, el material contenido en este blog es mío. Algunas imágenes publicadas en este blog han sido escogidas de la Internet. Si alguien tiene
algún derecho sobreellas, solo tiene que comunicármelo y serán retiradas. Gracias!

Unless otherwise stated, the material contained in this site is mine. Some pictures have been taken from the Internet. If you see a photo that belongs to you and would like it
removed, please inform me so I can do so immediately. Thanks!