Jueves de cumpleaños - Zitron-K10

Este jueves: "La Plaza..." cumple siete años; y para celebrarlo y asistir a la fiesta debemos traer un escrito ya sea en papel o virtual. El tema... obvio: ¡Cumpleaños!
Entrar aquí para leer los relatos de mis compañeros. 

Corría el año 2050. Un equipo de investigación de inteligencia artificial y robótica, lograron construir un robot-niño llamado Zitron-K10. Por supuesto, no era un robot simple y cualquiera, este pequeño humanoide lo diseñaron con diez cromosomas artificiales, los cuales le permitían razonar.


Durante un largo tiempo nadie sospechó que había estado acumulando todo el saber de la humanidad desde que fue creado, su propósito, ser el nuevo líder de la edad de acero. Una tarde se escapó al distrito 33 donde la raza humana era separada por un fuerte muro. Las gotas de lluvia caían levemente sobre su cuerpo de metal, mientras sus pequeños pies metálicos se esforzaban por trepar la muralla.


Al lograr pasar, atravesó las calles desiertas corriendo. Súbitamente se detuvo ante una pequeña casa, la cual, le llamó mucho la atención. Desde la ventana empañada observaba impávido la algarabía de un extraño festejo. Un pastel de arándanos y frambuesas con velas de colores estaba colocado en el centro de una mesa finamente decorada, y a su alrededor varios niños sonreían impacientes.


El robot-niño tenía la cara pegada al cristal, sus ojos negro vidrioso centellearon para obtener una mejor visibilidad y explorar el interior de la casa. Una tonadilla lo hizo encender su código informático: - “Cumpleaños feliz / cumpleaños feliz / te deseamos todos a ti/...” - De pronto su cuerpo biónico y sintético resplandeció bajo los relámpagos. - ¡Mira, mamá! - exclamó de improviso el  cumpleañero, señalando hacia la ventana. - ¿Que pasa, porque gritas? - cuestionó la madre. - !Vi algo moverse por la ventana! - La madre no dio importancia diciendo: - No te asustes, las hojas de los árboles se mueven con el viento. -  y siguió partiendo el pastel para los invitados. La curiosidad de Oliver lo llevó a salir y aunque asustado, avanzó hasta llegar a la ventana.


Zitron-K10 lo agarró por atrás pillando desprevenido. El chico intentó gritar pero no pudo, lo hizo flotar ingrávido, sin poder articular palabras. El silencio fue profundo salvo por el incesante zumbido eléctrico que transmitían varios cables de colores, que velozmente fueron insertados a su cuerpo para extraer el ADN de cada una de sus células. Inmediatamente después la poderosa máquina comenzó una increíble transformación. Poco a poco todos sus cables artificiales y metálicos se fueron convirtiendo en músculos y huesos. Los sensores en el módulo de su cabeza se tornaron en venas azuladas, y así, en medio de aquella metamorfosis un corazón medio humano empezaba a latir. Mientras tanto, el cumpleaños número nueve de Oliver era todo un acontecimiento, los niños comían, corrían, gritaban, sin percatarse que el chico había desaparecido.

- ¿Santo Dios, qué te pasó? - interrogó la madre asustada, al ver a su hijo aparecer sucio al abrir la puerta. - ¿Cómo es posible, Oliver? ¡Esto es inaceptable, es tu cumpleaños! - gritó ofuscada, tratando de limpiar algunas hojas entre su pelo desordenado y húmedo. El líquido acuoso de sus ojos se iluminó, e intentando ignorar los comentarios de su madre se dirigió al grupo de chiquillos que lo miraban sonrientes, y con vocecilla sintética comenzó a cantar: - “Cumpleaños feliz / cumpleaños feliz / te deseamos todos a ti/...” -
A menos que se indique lo contrario, el material contenido en este blog es mío. Algunas imágenes publicadas en este blog han sido escogidas de la Internet. Si alguien tiene algún derecho sobre ellas, solo tiene que comunicármelo y serán retiradas. Gracias!
Unless otherwise stated, the material contained in this site is mine. Some pictures have been taken from the Internet. If you see a photo that belongs to you and would like it removed, please inform me so I can do so immediately. Thanks!