Un giro inesperado: Neoplasia

Este jueves: escribir un relato con consecuencias de un cambio imprevisto, de una circunstancia inesperada, de un golpe de suerte o de infortunio.
Postrado en su lecho algodonado de confortables cojines, una esperanza rondaba aún su indeleble cuerpo: ¿Se recuperaría algún día?¿Le concedería Dios ese deseo? De repente, sonó el timbre de la puerta de entrada. La enfermera acudió a abrirla y regresó acompañada por el oncólogo McCarthy, amigo incondicional de la familia. 
- ¿Cómo estás, Alex Xavier? - preguntó el facultativo. - él solo asintió en silencio con rostro inexpresivo. 
- ¡Por fin he conseguido el fármaco que curara tu neoplasia! - le dijo el médico, abriendo su maletín. 
- ¿Dime, al fin lo aceptó la FDA? - le preguntó con voz frágil. 
- Aún no. Pero tengo algunos, y muy buenos colegas en el ámbito farmacéutico que me dejó acceder a unas ampolletas. - respondió, mientras se disponía a sacar la jeringuilla y el estuche de viales. 
- !No puede ser! - exclamó. La madre se acercó nerviosa a su lado, le tomo la mano y lo beso. 
- Hijo mío, confía en McCarthy. Una inyección mañana y noche por quince días serán suficientes para tu recuperación total. - añadió la progenitora con seriedad. Alex hizo un esfuerzo por levantarse, pero su cuerpo débil lo impidió. 
- Seguro usaste tu influencia para conseguir la medicina. - dijo molesto. 
- ¡Si, la use! El dinero mueve montañas. Lo hice por tu bien. - respondió con cierta arrogancia a su único hijo.
- ¡No estoy de acuerdo contigo! El privilegio de haber nacido en tu seno de riqueza, no obstruye mis firmes convicciones. - replicó. Todos en la habitación guardaron silencio. 
- ¡No quiero la medicina! Dejaré a la enfermedad terminar su trabajo sin intervención. - finalizó, con suma tristeza. 
- ¡Yo apoyo su decisión! - exclamó la tía Gertrudis. 
- ¡Por todos los diablos! Cómo puedes apoyar su insensatez. - grito, la madre con furia. 
- No hay nada más maravilloso que el libre albedrío y una conciencia limpia. - agregó la tía, sentándose con pesadumbre a su lado. 
- Tu hijo tiene razón. La industria farmacéutica solo le preocupa las enormes ganancias que les generan las quimioterapias de los pacientes. ¡Jamás dejarán comercializar la medicina! - concluyó su tío Enzo. 
A la luz naranja de un bello atardecer Alex Xavier sucumbió ante un cáncer feroz en el estómago, a la corta edad de veinticinco años. No tuvo la satisfacción de dedicar más tiempo a la filantropía, la que fuese su gran pasión. Pero si, la de cumplir su firme convicción de no formar parte de otra injusticia social. 
Más relatos aqui
A menos que se indique lo contrario, el material contenido en este blog es mío. Algunas imágenes publicadas en este blog han sido escogidas de la Internet. Si alguien tiene algún derecho sobre ellas, solo tiene que comunicármelo y serán retiradas. Gracias!
Unless otherwise stated, the material contained in this site is mine. Some pictures have been taken from the Internet. If you see a photo that belongs to you and would like it removed, please inform me so I can do so immediately. Thanks!