Un relato con fecha - Brunilda

Este jueves: escribir un relato que esté basado en una fecha. 
Entrar aquí para leer los relatos de mis compañeros. 

En el siglo XIII EC, el poderoso rey Odin del mundo Asgard, anunció que daría una gran fiesta en honor a Brunilda, su Valkyria predilecta. Por tal motivo, ordenó una gran fiesta a la que fueron invitados los ocho reinos Nórdicos.

Brunilda llegó con su escuadrón de Valkyrias cabalgando salvajes caballos alados. Trompetas y clarines anunciaron la llegada de la hermosa joven guerrera, que descendió sobre el castillo dorado, donde la esperaba Odin y su hijo mortal Thor. No era un secreto que el príncipe guerrero Asgardiano estaba enamorado de la hermosa Valkyriana.

Didacus, el rey del sexto reino quedó literalmente deslumbrado por la belleza de la guerrera. Al bajarse del caballo, todos pudieron admirar su atlético cuerpo, su cabello dorado, largo y trenzado, sus ojos grandes y azules que adornaban el yelmo con alas metálicas.  

Después del protocolo la fiesta comenzó. Los bufones con sus malabares y actos de magia dieron la bienvenida al festejo. El resto de las Valkyrias se distribuyeron por el inmenso salón, a excepción de Ölrún, que rabiosa por la envidia sacó un pomito de cristal y vacío una pócima en la copa que Brunilda bebería.  

A la hora del banquete todos los invitados se sentaron en una mesa enorme, y en el otro extremo de su propia mesa quedó el rey rodeado de todas sus Valkyrias y su hijo Thor. El rey hizo la señal para que los criados sirvieran la comida y el aguamiel. Una criada se acercó a Brunilda con una copa en particular, hecha de oro y cubierta con hileras de rubíes y esmeraldas. La musica siguio tocando, todos estaban maravillados y alegres, comiendo y bebiendo.

De repente, Thor comenzó a sentirse mal, una agonía dolorosa se mostró en sus ojos, antes de caer al suelo convulsionando.  Alguien cambio las copas con el propósito de eliminarlo, sin que Ölrún se enterara. El rey, enfurecido, prometió la mano de una mujer noble a cualquier hombre que pudiera capturar o matar al asesino.

Con esa recompensa no pasó mucho tiempo para encontrarlos. Cuando el rey se enteró de que Ölrún y el rey Didacus fueron los culpables, enseguida lo mandó a ejecutar. En cuanto a la envidiosa, por ese desafío fue severamente castigada. Le quitó la inmortalidad y la dejó en medio de la arboleda de Glasir, encerrada en una jaula de fuego alumbrando el camino por donde viajan los muertos en combate.
A menos que se indique lo contrario, el material contenido en este blog es mío. Algunas imágenes publicadas en este blog han sido escogidas de la Internet. Si alguien tiene
algún derecho sobreellas, solo tiene que comunicármelo y serán retiradas. Gracias!

Unless otherwise stated, the material contained in this site is mine. Some pictures have been taken from the Internet. If you see a photo that belongs to you and would like it
removed, please inform me so I can do so immediately. Thanks!