Mia's reto: Títulos - Burnout


El titulo de esta semana: estresada - Si deseas participar pasa adelante por aqui

- Escalpelo - pidió el cirujano. La enfermera lo colocó en la palma de su mano. Después, al introducir una cánula con excesiva fuerza se rasgó la aorta. La enfermera le entró pánico, cuando la sangre comenzó a brotar hasta salpicar su mascarilla.

-!Sutura! - grito el cirujano. Sus manos enguantadas comenzaron a temblar al tomar de la charola un portaagujas con hilo negro de seda. De pronto, se le resbaló de sus manos cayendo al piso. El cirujano se puso furioso. Sin mediar palabra, salió del quirófano apresuradamente. Estaba sudando y fuera de sí, por la frustración y la humillación. Se quitó la mascarilla, el gorro y se fue a los baños. Bajo la liviana belleza de sus rasgos que se reflejaron en el espejo se notó el peso de las largas horas de trabajo. Le dio pavor al ver la profundidad de sus ojeras por la falta de descanso, el estrés de sus horas nocturnales. Sin pensarlo más se reportó al profesional a cargo, recogió sus cosas y se fue a su casa.

Era medianoche y la lluvia no cesaba. Sin tener otra opción la primera estación de gasolina que encontró se detuvo a echar gasolina. A los pocos minutos, un hombre se acercó a ella.
- !Maldición, ahora este parásito! - pensó.
- ¿Que hace en la calle a estas horas una chica guapa como tu? -
Ella lo ignoró y siguió viendo el contador de gasolina.
- No te des aires de gran dama, baby - le susurro el tipo con las manos sobre el auto.
Ella trató de esquivarlo, pero él la devolvió al lugar de un empujón.
- Se buena, no te hagas la dificil, si? -

Pensando cautelosamente, comenzó a buscar una vía de escape. Un fiero brillo resplandeció en sus ojos. Pretendió seguir con el juego, mientras con mucho sigilo se llevó las manos al escalpelo que siempre portaba en su blazer.

- Eso es, te gustara. - dijo abalanzándose sobre ella y toqueteando sus tensos músculos que estaban dispuestos para responder. Su terso cuerpo no demostró ni un ápice de temor, ni se adivinó el cargamento de estrés que estaba escondido a punto de explotar. El asaltante empezó a rasgar la blusa y los botones salieron disparados. La besó, mordió su cuello, entretanto sus manos trataron de bajar su braga. !No te detengas! - grito ella guturalmente, al mismo instante que deslizó ágilmente el filo de la cuchilla a través de su garganta dando un corte certero, lo suficiente para cortarle la yugular, entre tanto, llena de euforia y adrenalina disfruto el cercenar las malditas fibras musculares que detenían el cuello. !El momento fue mágico! Una extraña conexión neuronal se apoderó de ella, haciéndole sentirse como nueva, reenergetizada.
A menos que se indique lo contrario, el material contenido en este blog es mío. Algunas imágenes publicadas en este blog han sido escogidas de la Internet. Si alguien tiene
algún derecho sobreellas, solo tiene que comunicármelo y serán retiradas. Gracias!

Unless otherwise stated, the material contained in this site is mine. Some pictures have been taken from the Internet. If you see a photo that belongs to you and would like it
removed, please inform me so I can do so immediately. Thanks!