Terrorismo patrio - Espia humanoide

Este jueves:  escribir un relato relacionado con el terrorismo patrio.
Más sobre relatos de terrorismo por aquí

Hardbucks Smart se infiltró en una reunión secreta y descubrió que la siniestra organización conocida como SHADOW había descubierto a la espía humanoide anti terrorista. Cuando llegó a la ciudadela de Newyórpolis, se bajo del auto y camino presuroso. Ni se molestó en mirar el cronómetro que había programado con la cuenta regresiva. Los sesenta minutos corrían de prisa, sabía que tenía que jugársela o de lo contrario el rescate de Troyka, la muñeca sexual antropomórfica espía sería destruida.

Smart se movió rápidamente entre las calles plagadas de carteles de neón. Cuando estaba llegando a la esquina del edificio del burdel de las bots violeta, vio la entrada principal vigilada por varios matones. Paso de largo y se desvió en un estrecho y largo callejón que daba a la parte de atrás. Saco una semiautomática y abrió una doble puerta de metal. Un fuerte olor a goma de silicona, plástico y caucho le inundó hasta causarle malestar. Con gatunos movimientos se deslizó por los pasillos hasta encontrar una escalera de metal fosforescente que lo condujo a un sótano con muchas habitaciones. Entreabrió una puerta y a un metro de distancia, estaba la bot humanoide inmovilizada con la cabeza inclinada. Una vez dentro las cosas se complicaron.
- !Alto, dame el arma y camina! - le dijo, un hombre robusto presionando el frío cañón del revólver en la parte baja de su espalda. Al entrar a la estancia, un hombre de barba con un fuerte acento árabe se acercó a él.

!Llegas tarde, se te acabó el tiempo! además este no fue el trato. - vociferó, con una afilada y peligrosa mirada.

- En este maletín están las ampollas de isótopos radioactivos que exiges por la venta del sexbot cinco cero. Aun me quedan sesenta segundos. - respondió, mientras deslizó con sigilo de la manga de su gabardina un pequeño revólver. El matón se agachó para levantar el maletín, y en un microsegundo recibió un codazo en la quijada que lo desvaneció.

- Tu plan para vender los sexbots como mortíferas armas terroristas a fracasado. !La interpol te ha rodeado, no hay escapatoria! - dijo, mientras le apuntaba con su revólver. - Sera mejor que entre .... -

Enseguida, las palabras del inspector fueron silenciadas por un disparo y por el grito del árabe, el cual le siguió, cayendo mortalmente herido. El  terrorista murió de un disparo en la cabeza, y el inspector, cayó en el suelo con una mano sobre el pecho. De su gabardina salió rodando el cronómetro de plata.


Más sobre relatos de terrorismo por aquí
A menos que se indique lo contrario, el material contenido en este blog es mío. Algunas imágenes publicadas en este blog han sido escogidas de la Internet. Si alguien tiene
algún derecho sobreellas, solo tiene que comunicármelo y serán retiradas. Gracias!

Unless otherwise stated, the material contained in this site is mine. Some pictures have been taken from the Internet. If you see a photo that belongs to you and would like it
removed, please inform me so I can do so immediately. Thanks!