DÍAS DE OTOÑO..... - Equinoccio de otoño

Este jueves: el otoño llegó y con él, los colores. Los árboles se visten de rojo dando paso a alfombras de hojas secas. Por ello, escribir un relato inspirandonos en esta hermosa estación.
Entrar aquí para leer los relatos de mis compañeros.


Había llegado el otoño. Todo a su alrededor era, de repente, menos luminoso, más nostálgico, oscuro, y silencioso, las hojas verdes, amarillas, naranjas, ocres empezaban a caer naturalmente de los árboles. Capiruza escucho un bramido, algo gutural. Su corazón empezó a latir fuertemente. Vio moverse una sombra entre los arbustos. Su respiración se volvió más rápida.

Repentinamente, tras un árbol estaba el mismo lobuno del cuento de su niñez, sonriente y dejando entrever sus blancos y no tan afilados dientes.

- ¿Que hace la bella Capiruza por el bosque del viejo cuento? - preguntó, masticando un chicle.  

- ¡Caramba, te ves muy bien! !Hacía tiempo que te buscaba!  - respondió, evaluandolo con la mirada.
- ¿Asi?, eh, ... !mira mis dientes! !mi nariz y mis manos! ¿No te parece que están más definidos? -

- Pero aun estas muy peludo. ¡Que asco! - respondió sonriendo.
- Lo sé. Pero no olvides que sigo dentro del cuento. No puedo metrosexualizarme del todo.

- ¿En serio? pues deberías hacerlo, esta versión es longeva, cursi y azucarada. Qué te parece si en vez de hacer el mismo recorrido a la casucha de la viejabuela, te vas a la zona roja. !Anda, te esperaré allí sentada en el bar! -
El lobo sorprendido por la tentadora invitación, y relamiéndose ante la idea del festín, aceptó entusiasmado y contestó:

<<esta mensa la tengo ya en mis manos. >> El lobo pensó en silencio.
-¡Claro que sí! Me encantaría. - respondió, relamiendose.

Al poco tiempo de haberse escapado de su estereotipado cuento, llegó a un sofisticado edificio, y allí, lo recibió la hermosa y sugerente Capiruza que, después que le mostró sus encantos, abrió la boca y le enseñó sus colmillos. Largos, puntiagudos y tan blancos como perlas. Luego, los replegó y cerró la boca.

Lobokino retrocedió unos pasos, los ojos de ella se abrieron mostrando unas esferas ambar que, resplandecieron una fuerza demoniaca. En ese instante, ella lo agarró con fuerza de la cintura, y después de un movimiento circular, comenzó a estrujar el cuerpo de Lobokino hasta explotarlo.

De entre los árboles del bosque, todas las Capiruzas que había asesinado por generaciones volvieron a la vida, y lo seccionaron en mil pedazos en aquella mágica tarde del Equinoccio de otoño.

Comments

A menos que se indique lo contrario, el material contenido en este blog es mío. Algunas imágenes publicadas en este blog han sido escogidas de la Internet. Si alguien tiene algún derecho sobre ellas, solo tiene que comunicármelo y serán retiradas. Gracias!

Unless otherwise stated, the material contained in this site is mine. Some pictures have been taken from the Internet. If you see a photo that belongs to you and would like it removed, please inform me so I can do so immediately. Thanks!