La llegada


Si deseas participar visita el blog de Mia por aqui.

Sin ir más lejos, el inspector de homicidios decidió hacer un recorrido por los callejones del Alphabet City. Allí, divisó a una mujer fatal de facultades y hermosura inusitada encendiendo un cigarrillo, mientras aguardaba en silencio la llegada de un nuevo cliente.

Se acercó con sigilo, con la mirada fija en aquella figura. Sacó la automática y le apuntó a la cara.
- !Las manos sobre la cabeza! !rapido! -
- !Toma lo que quieras y no me fastidies! - exclamó,  Sátira Grey,
- Calla. Todo lo que digas será usado en tu contra.  - dijo el inspector.

Ipso facto, comenzó a lisonjear con su efluvio autoritario, mientras la esposaba y la arrestaba con simetría y lascivia. Placa y arma retornaron al chaleco. Posteriormente, procedió a inspeccionar sus icónicos rascacielos, sus firmes montañas, su torso de nácar, y descendió por sus torneadas litorales talladas de marfil.


Al llegar a su monte de venus, pudo olfatear el olor de aquel narcótico adictivo. El oficial se inclinó, y con la punta de la lengua probó de aquellos generosos pliegues la alucinante droga sedativa. Su mirada se detuvo en la de ella, que de nuevo se estremeció y sonrojó por el hallazgo.


- Lo siento, muñeca. ¿No estaras asustada? -
- Para nada. Pero tu deberías estarlo. - refutó a carcajadas.
- No te hagas la graciosa. - respondió, enarcando una ceja.

El arresto fue interrumpido por la llegada inesperada de Nino Gambino que de inmediato abrió fuego. El inspector se agacho y se parapetó tras unos zafacones, librando las balas por unos milímetros. Detrás de él, apareció Sátira Grey apuntándole con su beretta nano.


- !Tira el arma! Te lo dije tantas veces, Derek. Eres un terrible inspector de policía. - dijo, contoneando el trasero exuberante.
- Eres una zorra lista. ¡Dispara de una puta vez! -

Los rótulos titilantes de neón alumbraron el rostro de Nino Gambino cuando salió de la oscuridad. Luego se paró detrás de Sátira y cruzó los brazos sobre su pecho.

- Eres hombre muerto, Derek. - dijo, con mirada apática.

Repentinamente, un atronador ruido que produjeron dos autos al chocar en la avenida, hizo que súbitamente el inspector sacara una pequeña arma de su bota. Dos estrepitosos ¡¡Bang!! ¡¡Bang!! se escucharon a través de la noche, los cuales impactaron en el corazón de la bella damisela y del gángster que una vez fuera su hermano.
A menos que se indique lo contrario, el material contenido en este blog es mío. Algunas imágenes publicadas en este blog han sido escogidas de la Internet. Si alguien tiene algún derecho sobre ellas, solo tiene que comunicármelo y serán retiradas. Gracias!

Unless otherwise stated, the material contained in this site is mine. Some pictures have been taken from the Internet. If you see a photo that belongs to you and would like it removed, please inform me so I can do so immediately. Thanks!