LiterUp


Después de varias semanas solos en la isla, Elizabeth se había enamorado perdidamente de Jack Sparrow. Él siempre se había dejado llevar por impulsos egoístas. Cuando algo deseaba no paraba hasta conseguirlo. Muchas mujeres habían pasado por su vida, ¿que tenía ella en especial? ¿porque se sentía tan abrumado por su presencia? ¿estaba enamorado? de ser asi, que podria ofrecerle, sino solamente su adorada Perla Negra cargada de travesías y adrenalina por el Caribe.

Sparrow abría y cerraba su brújula, caminaba de un lado a otro. El mar lo llamaba pero lo ignoraba. Era la primera vez en su vida que se encontraba cómodo y disfrutando el verdadero amor.

Repentinamente escuchó los gritos de Elizabeth.

- !Me encontré una barca portuguesa, al otro lado de la isla, los dos tripulantes están muertos! !Jack, debemos rescatar a Will! -

El capitán, al ver la reacción de Elizabeth, se quedó muy asombrado, pues no pensaba que fuera a decirle eso. Pero de inmediato comprendió que debía calmar el ánimo de la joven, quien por lo visto seguía pensando en Will.

- Muy bien. Zarparemos enseguida para llegar a mar abierto antes del anochecer. - respondió.

Cuando Elizabeth estaba acercándose a la cueva, experimentó una auténtica evolución de sus sentimientos. Pensó que, una vez Will sea rescatado, probablemente no volvería a verlo, y esto la llenó de tristeza. Sin embargo, era consciente de que tenía que seguir adelante.

Los dos caminaron en silencio, estaban sobrecogidos por la cantidad de restos humanos y objetos ahí resguardados. Estaban muy cerca de llegar a la gruta, cuando Jack le ordenó que se detuviera, pues de acuerdo a su experiencia algo no estaba bien. Inesperadamente, Barbossa saltó sobre ellos con sus filibusteros malditos y los acorraló.

Impotente, Jack se lanzó al frente con su estoque y con movimiento ágil, avanzó un paso, blandió su sable en tres rápidos y certeros cortes, hiriendo a varios de sus atacantes. Entonces, Elizabeth retrocedió para recoger un arma. Fue allí cuando Barbossa le propinó una herida en el hombro, ella se tambaleó y cayó al suelo, luego le apuntó con su pistola, cuando iba a disparar, Will se soltó de un solo golpe de sus agresores y corrió hacia Elizabeth, interceptando con su cuerpo la bala que le quitó la vida al instante.

-!Will! !Will! - grito Elizabeth, sosteniéndolo en sus brazos, mientras limpiaba la sangre de su boca.

En esos instantes aparecieron los pocos hombres que quedaban de su tripulación y, juntos lucharon obstinadamente hasta que Barbossa se dio por vencido y escapó.

- Al fin libres. Eso es lo... lo importante. - dijo el capitan, cabizbajo, luego de tragar saliva, y tratando de dar ánimos a los demás. Sollozando, Elizabeth dio un paso al frente. Se acercó a Jack y dijó: - Lo llevaremos para tirarlo al mar. -

El capitán Jack Sparrow cumplió su palabra. Ese mismo amanecer después de zarpar, bajo el gris del alba que había empezado a colorearse de naranja, la tripulación lanzó al mar el cuerpo de Will.

Elizabeth lloró y lloró durante horas, mientras la Perla Negra se desplazaba lentamente hacia el océano Atlántico.

Una neblina negra, diáfana arropó el cuerpo de Will, y una extraña luz roja en lo alto del mástil, lo iluminó y lo sacudió por completo.



| Mar abierta | #52retosliterup | Relato |

51 - Reescribe el final de la última película que has visto.


Comments

  1. Me gusta esta versión alternativa. También Jack estaba enamorado de Elizabeth. Bien contado.
    Besos.

    ReplyDelete

Post a Comment

ÚLTIMAS RESEÑAS