Tintero de oro - Lótus Negra


| Lotus negra | El Tintero de Oro | Relato |

- ¡Bᴀᴊᴏ ʟᴏs ᴄᴇʀᴇᴢᴏs ʜᴀʏ ᴄᴀᴅᴀ́ᴠᴇʀᴇs ᴇɴᴛᴇʀʀᴀᴅᴏs! 

Lᴏ ᴅɪɢᴏ ᴇɴ sᴇʀɪᴏ, sɪ ɴᴏ, 

¿ᴄᴏ́ᴍᴏ sᴇ ᴇxᴘʟɪᴄᴀ ǫᴜᴇ sᴜs ꜰʟᴏʀᴇs sᴇᴀɴ ᴛᴀɴ ʜᴇʀᴍᴏsᴀs?. 

- Mᴏᴛᴏᴊɪʀᴏ̄, «Bᴀᴊᴏ ʟᴏs ᴄᴇʀᴇᴢᴏs» -


Periodo del Shogunato Tokugawa 1629  Kyôto, Japon. 


℄a silueta de la obaasan se colaba por la ventana del washitsu. Estaba a punto de realizar el culto de la «gran purificación» para los espíritus de sus antepasados. Sobre la mesita de roble rojo, tenia la vajilla de té de porcelana, la del dibujo de flores de cerezo con borde dorado. 


- Obaasan, lamento haberme tardado tanto en regresar.  - la voz le salió en un susurro. Sin perder el tiempo, con una mano encendió la linterna de piedra con arreglos florales. 


- Yokuro, ¿te acuerdas de tu padre? - preguntó a su nieto con la voz rasgada. 

- Claro que me acuerdo. - respondió. 


Él trató de disimular sus sentimientos, y miró de reojo los ojos rasgados y tristes que contemplaron la fotografía de su papá, sobre el pequeño mural. En aquel instante, vio a la mujer fuerte, transmutarse a una persona frágil y susceptible. 


- Siéntate, querido. - le dijo, señalando el tatami.


La obaasan se sentó y en completo silencio comenzó la ceremonia del té de los cerezos. Yokuro sacudió la cabeza, al ver que seguía obsesionada con purificar sus almas. Enseguida, vinieron a su mente los primeros recuerdos de su infancia, cómo olvidar aquel dia en que su madre se quitó la vida frente a él; para luego ser sustituida por el rostro de ella, no conocía más horizonte que la nuca arrugada de la anciana con su Kanzashi de coral adornando su cabello platinado.  


Desde su más tierna infancia, el ambiente familiar estuvo cargado de tragedias. Cuando era adolescente, ella le habló un día de una maldición generacional lanzada a su familia. Su padre, un famoso samurái del shôgun, murió con su misma espada naginata incrustada en su pecho, al enfrentarse a sus enemigos. Ella estaba segura que, el rasgo bastante andrógino de su nieto también se debía al hechizo, motivo que lo llevó a las puertas del teatro Kabuki.   


- Es la maldición de la flor de Lotus negra. - le repetía la obaasan constantemente. Ella no estaba dispuesta a aceptar que el mayor de sus nietos, fuera un actor Kabuki, puesto que esos jóvenes ejecutaban danzas obscenas, y de ahí, con el paso del tiempo algunos caían en la prostitución.


Inesperadamente, esa misma noche, la obaasan decidió llevar a cabo un sacrificio a su ritual cíclico. 


- Tu padre fue un gran samurái, muy respetado que sirvió en el clan Nabeshima. Murió emboscado en el puente de Gobyo-no-Hashi. Su sangre corre por tus venas, ¿lo has olvidado? - Ella imaginaba a su querido nieto convertido en otro samurái completo y sin emociones, que vengaría la muerte de su padre. 


Yokuro la observó con tristeza, ¿porque siempre tenía que estar evocando el pasado? ¿Es que no había otra forma de poder enterrarlo, de ignorarlo? 

 

- Te mostraré mi número de más éxito. - le dijo, muy entusiasmado, tratando de desviar el tema. 

- Tengo una idea mejor. - respondió con firmeza. Y se lo llevó bajo el árbol de cerezo llorón. 


En ese momento en el cielo aparecieron unas amenazadoras nubes, las cuales avisaban que pronto llovería; el entristecido Yokuro miró el viento soplar llevándose algunos pétalos de las pálidas flores rosadas.


«Padre, espero que me perdones... », susurró, abrazando el tronco gris.


Aprovechando la posición, con una gran destreza, la Obaasan desenfundó la katana de la manga de su kimono negro, extendió el brazo a un lado y, realizó un certero tajo que cortó el cuello de Yokuro. 


«Hoy es el primer sábado de Abril, una vez más los cerezos han florecido. Debo seguir abonándolos para que siempre luzcan impecables y frondosos.» pensó. Seguidamente, lo enterró junto a sus padres bajo el cerezo en flor.



¡Gracias por leer! ¡Nos vemos en la siguiente entrada!

 ♥♥♥


Comments

  1. Desde luego la cultura japonesa que diferente es de la occidental sus tradiciones y acciones son algunas difíciles de entender , siempre he admirado el respeto de ellos por sus mayores y aquí se demuestra una vez más . aunque Obaasan sigue las tradiciones aunque tenga que matar a su nieto ..Sus cerezos ya tienen abono para que luzcan bonito ..
    Como se nota que manejas el lenguaje y temas japoneses .
    Un abrazote y te deseo una feliz semana.

    ReplyDelete
  2. Uy pobre Yokuro que no le dejaron elegir lo que deseaba ser. A veces valen más los pre juicios que el amor. Buen relato por lo menos sirvió de abono para los cerezos.

    ReplyDelete
  3. Un relato muy bien ambientado, Yessy, aunque muy trágico. La cultura japonesa tiene ritos y costumbres que para los occidentales son difíciles de entender. Supongo que lo que para nosotros es un acto de crueldad imposible de perdonar, para ellos tiene otro significado o al menos otros matices. Preciosa la nota de los cerezos presentes en el juego de té y en el jardín. Es como si perfumaran todo el relato :)

    Mucha suerte en el Tintero. ¡Saludos!

    ReplyDelete
  4. Tremendo relato, Yessy. Dulce en forma y muy trágico en el fondo. Me ha gustado mucho.

    ReplyDelete
  5. Coincido con Marta en que este relato es tan dulce en su forma como tremendo en su fondo, sobre todo en su resolución final que, al menos a mí, me ha dejado perplejo al no esperarlo. Y coincido con Julia en la sutileza de los bellos detalles de los cerezos con que adornas el texto y que consigues que "veamos".
    Te felicito por todo ello y te deseo mucha suerte en "El Tintero...".
    Un fuerte abrazo.

    ReplyDelete
  6. Este relato ambientado en el año 1600 en la antigüedad de Japón. Esos maleficios que se llevaban hasta el último extremo a una nueva tragedia. Los cerezos en flor parece que los estoy viendo. Suerte en el tintero Yessy. Un abrazo,

    ReplyDelete
  7. Admito que aunque la cultura japonesa me seduce la desconozco por completo, salvo quizá el concepto del honor que tan bien nos presentas en tu relato. Trágico y predecible, en cierto modo, puesto que nos desvelas en parte que la abuela del chico no aprueba su comportamiento, pero igualmente hermoso. Me han gustado mucho los nombres de los personajes y los detalles propios del país nipón con que logras el ambiente propicio para tu relato. Por cierto, acabo de descubrir gracias a ti que Lotus es una flor (¡no tenía ni idea!).

    Te indico, con todo el cariño y respeto, un par de errores:

    1) Te falta la tilde en "siÉntate".
    2) "(...)como olvidar aquel dia en que su madre se quitó la vida frente a él". Debería ser en realidad "cÓmo", puesto que tiene sentido de interrogativa indirecta.
    3) La palabra samurai unas veces la acentúas y otras no.
    4) Este pasaje quizá quedase mejor si lo reescribieses con varias preguntas: "porque siempre tenía que estar evocando el pasado. ¿Es que no había otra forma de poder enterrarlo? De ignorarlo.". P.Ej: ¿por qué siempre tenía que estar evocando el pasado?, ¿es que no había otra forma de poder enterrarlo, de ignorarlo?
    5) Te falta la preposición "de" en: "(...) avisaban que pronto llovería".
    6) Falta la tilde en "(...) mirÓ el viento soplar".
    7) ¡Ojo! realizas un tajo, asestas un tajo, pero nolanzas.

    En fin, veo que te gusta la cultura japonesa, y que la disfrutas, así que estaré encantada de poder seguir leyendo relatos con personajes japoneses en tu sitio. ¡Suerte en El tintero!

    Un abrazo

    ReplyDelete
    Replies
    1. This comment has been removed by the author.

      Delete
    2. Hola rebeca,
      Listo ya lo corregi! Nada más que decirte mil gracias por tu ayuda. Es un placer recibir tu visita. Que tengas una feliz noche!!

      Delete
  8. Terrible e inesperado final. Realmente la abuela está obsesionada.
    Me ha gustado lo bien que lo has ambientado, esa facilidad que tienes para colocarnos en el lugar y en los personajes.

    ReplyDelete
  9. Hola Yessy un relato que nos muestra una historia trágica y ambientada con esmero, se nota que producto de tu gusto por la cultura japonesa. Muy bien narrada, el nieto y la abuela, los personajes de la historia. Me gusta especialmente el último párrafo del desenlace de tu cuento, que aunque terrible tiene su belleza desde el punto de vista literario. Mucha suerte en El Tintero. Un abrazo.

    ReplyDelete
  10. Hola, Yessy... Pues me ha parecido horrible lo que ha hecho Obaasan
    Hubiera sido mejor que hiciera caso a su nieto, y olvidara el pasado
    Ella imaginaba a Yakuro convertido en samurai, y vengando la muerte de su padre
    Ahora, ni lo que ella imaginaba, ni lo que Yakuro deseaba... supongo que continúa la maldición de la flor de Lotus Negra
    Besos

    ReplyDelete
  11. La cultura japonesa es difícil de comprender y en esta historia sus personajes nieto y abuela conviven con el pasado y en el último párrafo del cuento el desenlace cargado de belleza.
    Un abrazo Jessy .Suerte en el concurso.
    Puri

    ReplyDelete
  12. Hola, Yessy: La historia está ambientada en una cultura que no conozco los suficiente; sé de sus cerezos, su sentido del honor, su inconmovible atadura al sino personal marcado por los antepasados. Creo que has captado esos rasgos en el ambiente y los sucesos.
    Respaldo las observaciones de Rebeca, a las que agrego algunos deslices de puntuación: "...los cerezos. Yokuro..." Aquí, con un punto y aparte le darías más claridad a la entrada del segundo personaje. Creo que un párrafo muy largo, como este, "Enseguida, vinieron a su mente[...].adornando su cabello platinado. ", podría ser más preciso con algunos cambios que te muestro, con tu permiso: Vinieron a su mente los primeros recuerdos de su infancia. No conocía más horizonte que la nuca arrugada de la anciana con su Kanzashi de coral adornando su cabello platinado. El rostro de la abuela había sustituido al de la madre. ¡Cómo olvidar aquel dia en que ella se quitó la vida frente a él!
    Un saludo, compañera; y buena suerte.

    ReplyDelete
    Replies
    1. !Muchas gracias Beba, aprecio mucho la ayuda!
      Eso hace mejorar las faltas de ortografía en mi escritura.
      Saluditos!

      Delete
  13. Muy original!! Aunque tengo que reconocer que en nada se parece a mi concepto de abuela...

    Un abrazo

    ReplyDelete
    Replies
    1. Gracias por tu visita, David.
      Solamente es un relato de ficción.
      Abrazo!

      Delete
  14. Un relato cargado de tristeza por lo que pudo ser y no fue, ya sea por las expectativas de la abuela o el deseo de su nieto en ser comprendido y aceptado. Muy bien documentado, sin duda.
    Un saludo y mucha suerte en el concurso.

    ReplyDelete
  15. Una historia muy bien ambientada dentro de una cultura milenaria donde los rituales son sagrados. Muy bueno ese traumático final con el brutal contraste del degollamiento y los cerezos en flor. Mucha Suerte en El Tintero, Yessy. Un abrazo.

    ReplyDelete
  16. ¡Hola! Qué intenso y brutal con el final abonando el árbol. Me da penita que haya terminado de esa manera, pero qué siniestra la abuela ¿A cuánto más enterrará en ese árbol? ¿Quién seguirá su tradición?
    ¡Un abrazo!

    ReplyDelete
  17. Impactante y dramático final para el pobre Yokuro. La historia, perfectamente ambientada o al menos a mí, que no conozco en profundidad la cultura japonesa, me lo parece. Quizá la verdadera maldición de esa familia la trajo la abuela con su mera existencia y el alma que debería purificar no es otra sino la suya. También me ha gustado mucho el tono sereno del relato, a pesar de los acontecimientos. Felicidades. Me ha chocado que utilices como reflexivo tardar(se), pero solo por su escaso uso.
    Suerte y un abrazo, Yessykan.

    ReplyDelete
  18. Me ha pillado desprevenido el final. Una escena dantesca que contrasta con el maravilloso paisaje de los cerezos en flor. Soy un ignorante total de las tradiciones y la cultura japonesa, pero lo que sí tengo claro es que no desearía jamás tener una abuela como la coprotagonista. Destaco una frase que me ha encantado:"no conocía más horizonte que la nuca arrugada de la anciana con su Kanzashi de coral adornando su cabello platinado".Un buen relato. Suerte y saludos en el tintero.

    ReplyDelete
  19. Hola Yessy,
    Que difícil me resulta comentar un relato ambientado en la cultura del Japón, solo he leído un par de autores japoneses, Murakami y otro que recuerdo siempre el nombre por ser fácil de memorizar: Banana Yoshimoto, y a ninguno de los dos consigo cogerles el rollo. Con tu historia me ocurre lo mismo, “mea culpa”, y eso que se nota el cuidado que has puesto en los detalles.
    He leído los comentarios de los compañeros antes de comentarte yo, y además de estar de acuerdo en las indicaciones formales que te han hecho, solo queda felicitarte por, como siempre, tu poderosa imaginación. Que no te falte nunca Yessy, pues es una potente arma para escribir.
    La sutileza de la descripción de los cerezos en flor me ha encantado.
    Un abrazo y hasta pronto.

    ReplyDelete
    Replies

    1. Mil gracias Tara, por compartir las impresiones que te ha generado este relato con tu generoso y emotivo comentario.
      Un fuerte abrazo.

      Delete
  20. Hermosa imagen, es increíble que de la muerte ( los cadáveres enterrados ) broten vida con esas divinas flores. Gracias no conocía sobre el teatro Kabuki.
    Saludos.

    ReplyDelete

Post a Comment

ÚLTIMAS RESEÑAS